Más de un centenar de onubenses se beneficiarán este verano del programa ‘Un baño sin fronteras’

La concejala de Políticas Sociales e Igualdad en el Ayuntamiento de Huelva, María José Pulido; el presidente de Cruz Roja en Huelva, Juan José Blanco; y el director del Área de Negocio de La Caixa en Huelva, Juan Manuel Llinares, han visitado hoy la playa del Caño de La Culata en El Portil, donde se está realizando una nueva edición del programa ‘Un Baño sin Barreras’.

María José Pulido ha agradecido a Cruz Roja “la gran labor y humanidad con la que hace ya 20 años vienen llevando a cabo una iniciativa sin la que muchos onubenses no podrían disfrutar del verano en nuestras playas y de las ventajas que supone el sol y un baño en el mar gracias al vehículo anfibuggy”. La edil, que también ha puesto en valor la estrecha colaboración con la Obra Social La Caixa en este programa, ha recordado que la actividad también está abierta a las personas que estos días visitan las playas onubenses y presentan algún problema de movilidad reducida.

Por su parte, Juan José Blanco ha explicado que “de este programa se benefician cada verano más de 100 onubenses procedentes de diferentes colectivos o bien a título particular”. Asimismo, ha recordado que Cruz Roja Huelva fue pionera en España de ‘Un baño sin fronteras’, una iniciativa a la que augurado “una gran futuro, ya que en los últimos años se ha duplicado el número de asistentes, la cantidad de vehículos y también los voluntarios que ya ascienden a 60”.

Según Juan Manuel Llinares, “esta actividad es una de las acciones más bonitas que apoya la Obras Social de La Caixa, con la que se da vida a muchos usuarios que tienen limitaciones, pero que también tiene una importante labor educativa, ya que muestran a los veraneantes que durante el verano visitan esta playa como unas personas ayudan a otras que lo necesitan”.

El objetivo del programa ‘Un baño sin fronteras’ es que ningún onubense con discapacidad se quede sin la oportunidad de acudir a la playa en verano y bañarse, algo muy habitual y sencillo para el resto, pero que se hace muy complicado e inaccesible para estas personas. Para conseguirlo, los organizadores cuentan este año con un equipo de voluntarios de diversas áreas asistenciales, desde técnicos sanitarios a socorristas acuáticos, pasando por educadores sociales, hasta conductores de vehículos adaptados, conductores de vehículos de apoyo y voluntariado de acompañamiento, todos ellos perfectamente cualificados e implicados en la tarea de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

El programa, patrocinado por la Obra Social La Caixa, cuenta con varios vehículos adaptados y dos carpas situadas en el puesto de Socorro de la Cruz Roja en la playa del ‘Caño de la Culata’ en El Portil. En este espacio, durante los meses de julio y agosto, cuatro días a la semana, concretamente de martes a viernes de 10.00 a 14.00 horas, se ofrece este programa que incluye animación con paseos por la orilla del mar, charlas, talleres, juegos de carta y pelota y otras actividades lúdicas que ayudan a normalizar la vida de estas personas con mayores dificultades en su día a día.

Para hacerlo posible, los voluntarios prestan un servicio integral, que incluye la recogida en su domicilio o en la sede de las asociaciones, tanto a los usuarios como a sus acompañantes, y el transporte hasta la playa. Una vez allí, les ayudan a bañarse con el uso de la silla anfibuggy, al tiempo que hacen posible que estas personas puedan pasar una jornada de convivencia y diversión con varios talleres y actividades de ocio y dinamización.